PÉRGOLA

Ideal para cubrir grandes espacios en terrazas, patios y jardines. Su modalidad y versatilidad hace que se adapte a cualquier espacio.

Debido a su modalidad y su forma lo convierten en uno de los toldos más resistentes y elegantes.

ELEMENTOS QUE FORMAN UNA PERGOLA

Como la pérgola consta de elementos diferentes al de un toldo convencional, necesitamos saber que tipos de elementos lo conforman y su finalidad.

Palillos; llamamos comúnmente palillo al perfil que sujeta y mantiene la lona estirada, en una pérgola, dependiendo de su salida, encontraremos más o menos palillos, formando las ondas en la lona que caracterizan a este tipo de toldo.

Guía; son las que por medio de unos carros, se deslizan o corren los palillos, proyectando o recogiendo la pérgola. Según sea la línea de la pérgola, se instalan dos o tres guías, no suele ser necesario la instalación de mas guías.

Travesaños; se colocan paralelos a las guías y normalmente son meramente ornamentales, los de los extremos se pueden usar para la instalación de un toldo o cortina, para evitar la entrada del sol por sus laterales.

Larguero; Perfil colocado perpendicular a las guías y travesaños, en las que descansa o se fijan estos. También sirve para la sujeción de un toldo o cortina para evitar la entrada de sol, proporcionar más intimidad, etc.

Pie; Es el perfil colocado verticalmente para la sujeción del larguero y que soporta el peso de la pérgola.

Portería; es el conjunto formado por los pies y el larguero.

Además de estos existen otros elementos, como los pechos de paloma, capiteles, tapas, esquinas, etc. no son elementos que contribuyan a la solidez de la estructura, su finalidad es más decorativa.

TIPOS DE PERGOLAS SEGUN SU FORMA

Dentro de la infinidad de posibilidades que puede fomar una pérgola, podemos destacar, por su forma, 3 tipos:

Entreparedes; La pérgola está colocado en un patio o terraza en la que se colocan las guías ancladas en dos de sus paredes, situadas paralelamente una enfrena de la otra. También se suele utilizar una estructura ya existente, bien sea de madera, hormigón, metálica, etc. donde solo es necesario la instalación de las guías de la pérgola para su funcionamiento.

Portería sencilla; Debido a que no existe estructura y solo una pared en la que anclarlo, es necesario la instalación de una portería o estructura en el frente de la pérgola, donde se fijaran las guías y travesaños de esta, dando firmeza y consistencia al conjunto de la estructura. Según sea su tamaño, requiere la instalación de 2 o más pies.

Doble portería; En este caso está colocado en un patio en el cual no existe ningún elemente arquitectónico donde se pueda anclar la pérgola, por lo que es necesario la instalación de toda la estructura necesaria para la sujeción de las guías y travesaños de la pérgola. Suele constar de 4 pies, pero dependiendo del tamaño, puede ser necesario la instalación de mas.

TIPOS DE PERGOLAS SEGUN SUS PERFILES

Podemos distinguir o diferenciar una pérgola por el tipo de perfil, es cuestión estética mas que estructural.

Perfil 40x40 mm; única y exclusivamente para la instalación en estructuras ya montadas, o entreparedes con poca salida. Es el perfil más pequeño y se usa para ser encastrado o unido a otras estructuras, aportando a estas de la guía necesaria para la utilización del toldo.

Perfil 80x40 mm; es el más usado, debido a su relación calidad-precio. Es un perfil estructuralmente muy resistente, pensado para la sujeción del toldo, sin necesidad de más elementos externos. Pensado para diferentes acabados y/o estilos, ya que consta de la tradicional terminación en forma de pecho de paloma o terminaciones en recto mas contemporáneas.

Perfil 120x120 mm; es el perfil más ancho y debido a su contorno, que le confiere un aire clásico y los diferentes acabados de lacado (madera, negro satinado, etc.) le dan una elegancia inigualable.

Madera; es de lejos la estructura más decorativa, realizada en madera tratada para su uso en el exterior, para las guías se utiliza el perfil de 40x40 y lacado en el color mas similar, queda encastrado en los travesaños, quedando totalmente integrado en la estructura.

Estos son los más comunes que podremos encontrar, pero existen otros muchos con medidas similares, como por ejemplo los 90x96, 90x40, etc.

USO Y MANTENIMIENTO

Además de tener en cuenta los consejos generales de USO Y MANTENIMIENTO tendremos estos otros específicos para este tipo de toldos:

 

Cuando extendamos o recojamos el toldo, siempre fijaremos la cuerda, para que el aire no la pueda mover.

 

Evitaremos que le caigan fuertes tormentas, nevadas, etc., ya que por su diseño podría retener un gran peso entre sus ondas, pudiendo deteriorar algún elemento.

 

Para la limpieza, extenderemos el toldo unos 50 o 60 cm. y con el aspirador vamos pasando onda por onda, de esta manera eliminaremos la mayor parte de la suciedad.

 

El mantenimiento de un toldo es mínimo o incluso nulo, todos estos consejos son para su correcta utilización y para alargar la vida útil del mismo, no son estrictamente necesarios pero si aconsejables:

UTILIZACIÓN

Si el mecanismo de accionamiento es manual tendremos en cuenta la colocación de la manivela, debe ser lo más recta posible respecto al gatillo de la máquina, esto reducirá el esfuerzo que necesitamos para su manipulación y reduciremos el desgaste por fricción de ambos, siempre tendremos en cuenta el sentido de giro o enrolle de la lona, ya que si es recogido en el sentido contrario, no llegaría a cerrarse o recogerse completamente produciendo tensiones entre los diferentes elementos impidiendo el cierre del toldo y deteriorando todo el conjunto.

Si nuestro toldo consta de algún tipo de sistema de protección, cofre, tejadillo o el propio techo, debemos de asegurarnos de que a la hora de la recogida de este, quede bien cerrado o cubierto, de lo contrario no realizaran su función, ya que sufrirá un desgaste mayor en los últimos centímetros de la lona, obligándonos a cambiarla prematuramente.

LIMPIEZA

Hoy en día todos los herrajes o partes metálicas tienen un acabado lacado por lo que su limpieza será con un paño ligeramente húmedo para retirar el polvo y otros restos, dejándolos como el primer día. La limpieza de la lona la realizaremos pasando un aspirador para retirar el polvo, y si queremos una limpieza más profunda lo humedeceremos con agua  jabón neutro, no abrasivo, y lo frotaremos con un cepillo de cerda suave asegurándonos de un buen secado de la lona antes de su recogida.

MANTENIMENTO

No lubricaremos ni echaremos al mecanismo ningún producto igual o similar al 3 en 1 ya que al ser un aceite con diversas propiedades de anticorrosión, limpieza, etc. diluye la grasa que contienen dentro haciendo que cada vez sufra más fricción terminando por desgastar los engranajes que contienen. Extenderemos el toldo al menos una o dos veces al mes en días soleados para secar la lona de la humedad adquirida el ambiente además así evitaremos que las aves y otros animales pueden hacer sus nidos. Si nuestro toldo consta de cortinas u otros elementos sueltos y de fácil retirada procederemos a su guardado al finalizar la temporada limpiándolas y doblándolas para la temporada siguiente ya que este tipo de elementos al estar sueltos sufren un desgaste mayor. Evitaremos que nuestro toldo sufra las inclemencia meteorológicas más severas tales como granizos fuertes rachas de aire, grandes nevadas, etc. Deberemos tomar las medidas oportunas y no descuidaremos los cuidados de árboles, arbustos, u otros objetos que puedan rozar o impedir el buen funcionamiento del toldo. Procuraremos colocar focos u otros elementos que generan gran cantidad de calor a una distancia prudencial del toldo.

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio
2019 © MARÍA JOSÉ INCHÁURRAGA SL